Como evitar la salmonella en el huevo

¬ŅQu√© es la salmonelosis?
La salmonelosis es una enfermedad diarreica causada por la bacteria salmonella. La bacteria vive en el intestino humano o animal y se transmite a otras personas por el contacto con heces contaminadas.
En los casos m√°s graves la infecci√≥n puede extenderse del intestino al torrente sangu√≠neo y de all√≠ a cualquier parte del cuerpo, pudiendo incluso causar la muerte. En la mayor√≠a de los casos, sin embargo, la recuperaci√≥n se da sin ning√ļn tratamiento. Una minor√≠a puede experimentar consecuencias a largo plazo como son: dolor en las articulaciones, irritaci√≥n en los ojos y dolor al orinar.
Los casos más comunes de salmonelosis se dan por comer alimentos de origen animal contaminado: pollo, huevos, carne vacuna, leche. Pero también las verduras pueden estar contaminadas con esta bacteria. Las mascotas también pueden estar infectadas y transmitir la infección al entrar en contacto con ellas. Son especialmente portadores los reptiles (tortugas, lagartos, serpientes) y los pájaros.

La salmonelosis ocurre más frecuentemente durante el verano.Existen muchos microorganismos y bacterias que introducimos en nuestro organismo a través de los alimentos, pero uno de los más fuertes que existe, y que más nos afecta es la salmonella. Asociada siempre al consumo de huevos y derivados.
Esta bacteria normalmente se adquiere al consumir huevos en mal estado, y es que es un alimento muy apreciado y utilizado, pero en el que tenemos que prestar especial atención para evitar poner en peligro nuestra salud. Es importante que tomemos una serie de medidas al respecto a la hora de comprar huevos y conservarlos, ya que de ello dependerán las posibilidades que la salmonella tendrá de reproducirse y afectarnos.
Los huevos están formados por la yema, la clara y la cáscara. La cáscara es la parte más dura que hace las veces de protección, ya que es la encargada de aislar al resto del huevo del entorno, y por lo tanto de los microorganismos y bacterias que pueden afectarle. Aunque en el caso de la salmonella es diferente, ya que en ocasiones la cepa de esta bacteria es tan virulenta que la cáscara no es suficiente para evitar la contaminación. Las medidas de prevención es lo más importante en estos casos.
A la hora de consumir huevos tenemos que prestar especial atenci√≥n a este problema, y es que est√° en nuestra mano evitar un problema que nos puede costar la salud. Para ello simplemente tenemos que hacer caso a unas peque√Īas recomendaciones, que no debemos pasar por alto ni a la hora de adquirir los huevos, ni cuando los conservemos en nuestra casa.
En el supermercado tenemos que fijarnos siempre en la textura de la c√°scara. √Čsta debe ser fuerte, con un color vivo y uniforme, ya que son s√≠ntomas de fortaleza de la misma, y menos posibilidades de contagio habr√°. Si la c√°scara est√° apagada, es irregular o presenta grietas, se nota que es d√©bil y por lo tanto m√°s porosa y vulnerable al ataque de bacterias como la salmonella.
No consumir los huevos manchados de heces o con la c√°scara rota, pues las heces son en muchos casos portadoras de la propia salmonella, y un huevo roto est√° abierto al ataque de las bacterias. No debemos pasar por alto que la c√°scara tiene que estar seca, sin signos de humedad, pues lavar los huevos es una forma de hacerlos m√°s vulnerables. El etiquetado es importante, debemos comprobar la fecha de envasado, de caducidad, procedencia, tipo de huevo…
En casa debemos conservar los huevos en un lugar fresco y seco.
No mezclar los huevos con otro tipo de alimentos es fundamental, ya que de esta manera evitaremos contaminaciones cruzadas entre ellos. Para ello debemos destinar un lugar √ļnico para los huevos. A la hora de separar las claras de las yemas nunca lo haremos con la c√°scara, ya que el riesgo de contraer la salmonella es mayor. Es importante que prestemos atenci√≥n a esto para evitar males mayores.

Mayonesa casera:
Separe las yemas de las claras con la ayuda de las manos bien limpias y lavadas, evitando hacerlo con la ayuda de la cascara, para no correr riesgos.
Evite que caigan trozos de cascara en la preparación que realiza.
Si va elaborar mayonesa conocida como casera, debe realizarla a la minuta, que quiero decir con esto, debe hacerlo minutos antes de consumirla.
NUNCA debe mantener una mayonesa por más de quince minutos a temperatura ambiente o refrigerada, ya que el riesgo de contaminación es muy alto.
TODA mayonesa que se elabora, aunque esté hecha con huevos pasteurizados, debe ser refrigerada y las normas de higiene para elaborarla deben ser muy rigurosas.

Newsletter

  • Suscribirte a nuestro boletín de noticias en tu correo.



  • B√ļsqueda personalizada

    GRUPO ESPIGA BELL VILLE – contacto: Sra Irma Langone: 03537- 415129