Categorized | Información General, Salud

Golpe de calor: Recomendaciones

El termómetro del clima se dispara y salir a la calle es como meterse en el corazón del infierno. Con el panorama agobiante, se vuelven a encender las alarmas por los famosos golpes de calor.
El calor intenso y sostenido durante varios días puede acarrear la pérdida de agua y sales esenciales para el organismo. El agotamiento ocurre más frecuentemente en escenarios de humedad, lo que dificulta la pérdida de temperatura por sudor. “En general cuando se habla de ola de calor significa que haya al menos tres días consecutivos con más de 30 grados de máxima”, explicó a Infobae Roberto Fayanás, jefe del Programa de Medicina Interna General del Hospital de Clínicas.
Si bien afecta a personas de cualquier edad, especialmente los niños y los ancianos son los que menos compensan la pérdida de líquido por la transpiración y la orina. “Los grupos de riesgo más vulnerables son los menores de un año y, en el otro extremo, los mayores, especialmente aquellas personas que tengan enfermedades crónicas que puedan predisponer a este problema, como insuficiencia renal y cardíaca, pacientes que se realizan diálisis, ancianos que están internados en geriátricos”.
Las señales del golpe de calor varían de una persona a otra, pero suelen incluir una temperatura corporal extremadamente elevada -por encima de 39.5°C-, dolores de cabeza, náuseas, mareos y piel enrojecida, caliente y seca (sin sudor). Además, el pulso y la respiración suelen ser más débiles.
Ante una situación de emergencia se sugiere intentar bajar la temperatura corporal de la persona afectada con hielo o un baño de inmersión en agua muy fría.

Algunas recomendaciones generales
-No consumir comidas pesadas y abundantes. “Se deben comer alimentos muy livianos como frutas, verduras, ensaladas y evitar comidas copiosas, como así también el alcohol”.
-Evitar bebidas muy frías o muy calientes, con cafeína o con azúcar en exceso. También dejar al margen el alcohol, ya que aumenta la temperatura corporal y las pérdidas de líquido. Por el contrario, se debe tomar agua constantemente.
-No realizar actividad física intensa, en ambientes calurosos o expuestos al sol en horarios entre la media mañana y la tarde.

Consejos para los niños
-No esperar que pidan agua. Ofrecer continuamente líquidos, especialmente jugos naturales. En el caso de lactantes ofrecer el pecho de manera más frecuente.
-Vestirlos con ropa holgada, liviana, de algodón y colores claros o incluso desvestirlos.
-Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.
-Proponer juegos tranquilos evitando que se agiten.
-Evitar que se expongan al sol especialmente en el horario del mediodía. En caso contrario se debe utilizar ropa adecuada (sombreros, ropa de manga larga) y protectores solares adecuados.
– Mantenerlos en lugares ventilados o bien con aire acondicionado (ya sea en casa o lugares públicos) cuando la temperatura ambiente es muy elevada.
-No permanecer con los menores dentro de un vehículo estacionado y cerrado.

Adultos Mayores

Las personas adultas mayores pueden tener dificultad para percibir con certeza si tienen frío o calor.
1) Se presentan déficits de adaptación a las temperaturas externas, por lo cual en épocas de altas temperaturas aumentan las posibilidades de sufrir un “golpe de calor”.
2) La cantidad de agua corporal disminuye a edades avanzadas.
3) También disminuye la capacidad de retención de orina, razón por la cual muchos adultos mayores no quieren tomar agua.
4) Por estos motivos se debe hidratarlos aunque no presenten sed.
Esto nos explica el Dr. Roberto Varela:ç

Newsletter

  • Suscribirte a nuestro boletín de noticias en tu correo.



  • Búsqueda personalizada

    GRUPO ESPIGA BELL VILLE – contacto: Sra Irma Langone: 03537- 415129